jueves, 1 de diciembre de 2016

La experiencia de Valentina

Hace cosa de dos años me escribió Valentina, una joven chilena que, junto a unos amigos, había protagonizado una experiencia paranormal dentro del Parque Nacional Alerce Andino, en la Décima Región de Chile. Valentina llegó a mí a través de un post que publiqué en este mismo blog, ya que a partir de aquel episodio se dedicó a buscar testimonios y a ampliar su información sobre el enigmático lugar. Precisamente mi relato hablaba de algunos fenómenos extraños que ocurrirían allí.
Como le manifesté en aquella oportunidad, personalmente no fui testigo de ningún suceso paranormal durante mis dos visitas a ese hermoso santuario natural. Aunque no hizo falta, aquel entorno de selva brumosa e impenetrable me despertó las más extrañas fantasías. Fantasías alimentadas, también, por un dato inquietante: dentro del parque hay un diminuto lago llamado Sargazo, al igual que el inmóvil y misterioso mar ubicado dentro del tristemente célebre Triángulo de las Bermudas.
La historia de Valentina llegó finalmente a oídos de la gente del canal de YouTube Relatos de Horror, quienes la subieron a la web en forma de video. Sobre el final del mismo también hacen mención a mi informe y en la descripción general figura el enlace. Dicho sea de paso, es un honor que lo hayan calificado de "interesante".
 
Aquí está el relato. Espero que los atrape como lo hizo conmigo desde el primer momento.
 


2 comentarios:

Demetrio Charalambous dijo...

Hola Armando, te felicito por tu blog, lleno de excelentes fotos y relatos. El "virus patagónico" también me picó a mí, allá por el año 1997. De resultas de lo cual han nacido un par de libros, que para no complicarme la vida he publicado en formato blog. Tienen esa veta que la Patagonia impone por sí sola: el gusto por la exploración, y el toque paranormal, a menudo presente en las soledades. Como el de este relato de Valentina que acabás de publicar. Te paso el link:
http://patagoniahielos.blogspot.com.ar/
Un abrazo,
Demetrio

Armando De Giácomo dijo...

Gracias por pasar, Demetrio!
De a poquito iré leyendo tu blog, que, por lo poco que vi, parece muy interesante. Justo cuando te iba a comentar que existía un cerro con tu nombre, advertí que ya estabas enterado y habías hecho un post al respecto.
Abrazo patagónico.